#56 - 💰 Cómo conseguir un modelo de suscripción rentable

Esta newsletter se publicó originalmente el 08/11/2023

En PMM bancamos el modelo suscripción.

Le hemos dedicado varias ediciones, contando el modelo en sí y bastantes ejemplos de las marcas de ecommerce que lo aplican, pero no he profundizado en ello más allá de explorar sus ventajas para los negocios.

Porque a ver, ventajas hay si el cliente puede recibir en su casa cada X tiempo esa cosita que tanto le gusta comprar: croquetas (Solo de croquetas, #52), Jamón (Vitamina Jota) y vino (Vinistas), #30, o queso (Formaje #13), por ejemplo.

Bueno, pues además de haber suscripciones más allá del mundillo alimentación, las hay también en otros sectores. Y de eso va esta edición: de cómo aplicar el modelo suscripción a tu movida y, sobre todo, qué necesitas para hacer que funcione.

Rosalía bañada en billetes en el Videoclip de Millonària
Logo de "pequeñas marcas molonas", la newsletter sobre marcas que lo petan sin gastarse un pastizal
Logo de "pequeñas marcas molonas", la newsletter sobre marcas que lo petan sin gastarse un pastizal

El tema:

Dejemos clara una cosa primero: la definición. Vamos a entender suscripción como un modelo de negocio (¿cobro?) que factura recurrentemente una cantidad X a cambio de algo.

Además de productos, hay al menos dos cosas que se pueden vender bien por suscripción: el contenido y los servicios.

Claro que hablando de suscripción a contenido nos viene a la mente Netflix, pero no hace falta irse tan lejos: todo ese mundillo de newsletters de pago, por ejemplo, son contenido por suscripción.

Ecommproducts o The Open Projects son dos de los que yo abono religiosamente, y de las que, por cierto, salen bastantes ideas para esta newsletter.

En Ecommproducts Jaime Mesa analiza semanalmente 3 ideas de ecommerce que están funcionando en otros mercados y te explica cómo lo podrías montar tú: qué dificultades podrías encontrar, a qué prestaría especial atención que se te puede escapar siendo novato...

Y en The Open Projects Daniel Peris y Mario Armenta hacen lo propio con negocios digitales. Poca broma con sus +10K suscriptores en la parte gratuita y sus ya más de 1K de pago.

La propuesta de The Open Projects

Por otro lado, los servicios. En la obsesión de hacer el intercambio de tiempo por dinero más rentable, la paquetización de servicios es una táctica habitual.

Tanto porque te hago sencillo pagar un microservicio utilísimo (como Feedback Honesto, de Bosco Soler), como porque te doy una tarifa única por un montón de cosas y no salgo de ahí, la paquetización es atractiva.

Y si ya puedes darle el giro del pago puntual al recurrente... lo tienes.

¿Qué tal un equipo de correctores profesionales de textos para la ingente cantidad de contenido que creas para ti, o tus clientes? EditorNinja te lo soluciona.

¿Tarifa plana a cambio de barra libre de diseño? Acotamos en tres planes y tienes, en España, a Mimusa. O acotamos a dos cuando necesitas delegar un porrón de cosas y tienes los planes de Iria Francos, mi asistente virtual.

Estos ejemplos dan cuenta de que servicios recurrentes (imprescindible: acotados) también son una opción viable para apalancarte en la suscripción. Pero ¿es oro todo lo que reluce?

Para molar tú:

Ojo cuidado con fascinarse, porque el Santo Grial de la recurrencia no es siempre la panacea que parece ser.

A todos nos encanta que nos entre la pasta mes sí y mes también; tener cierta capacidad de predicción de ingresos.

Pero como modelo de suscripción vas a enfrentarte a retos propios:

🔹 El volumen.


Ya sea en términos de a quién se lo puedes tanto empezar a vender como seguir vendiendo después (tráfico, audiencia), o de cuánta gente de la que se interesa por lo que haces acaba comprando (conversión), vas a necesitar que las cuentas salgan si quieres que tarde o temprano sea rentable.

Eso implica contar con una audiencia mínima al principio que pueda acabar ahí dentro, o con un plan detallado de cuándo vas a poder conseguir ese punto de inflexión en el que consigas tu mínimo viable de usuarios.

Es decir, un plan que bajo ningún concepto descuide la promoción... Ni que la gente se dé de baja en demasía (ah, el churn).

Y ya ni te cuento si le metes la capita extra de comunidad, que hay que dinamizar y que también requiere un volumen mínimo para ser percibida como útil. Es decir: en estos casos la percepción de la calidad de eso que tú creas también viene determinada por esos números mínimos.

Que se lo digan a Chus Naharro, que tardó 1 año en superar los 700€ de MRR (ingreso recurrente mensual) pero que ahora es una referencia en el mundillo de las newsletters con su podcast, newsletter y comunidad de pago.

🔹 El precio.


Y precisamente en rentabilidad económica (y mental) el precio tiene mucho que ver. Hay suscripciones de contenido y servicios que facturan cantidades astronómicas (más aún en el mundillo yankee) pero la mayoría de proyectos que aplican este modelo tiene ingresos más modestos.

Y amigos, tener una suscripción de contenido que te lleve a producir ingentemente sin que se vea retribuido (ni tengas horizonte de cuándo parece que va a empezar a rentar) es difícil de sostener, por mucho amor al arte que le tengas.

En el caso de la suscripción de servicios es más sencillo, porque más clientes significa más tiempo, pero una suscripción (p.ej. membresía) basada en contenido implica el mismo trabajo para 10 compradores, que para 100.

Ahora bien, también hay riesgos en la de servicios. Yerra en tu tarifa plana y vas a tener que comerte una cantidad insoportable de trabajo con poquita, poquita rentabilidad.

🔹 La tecnología (o logística).


En último lugar y muy lejos de las dos categorías anteriores, la tecnología.

Hay un stack mínimo de cosas que necesitas hacer funcionar si quieres explorar cualesquiera de estos dos caminos: el de la suscripción de contenido y el de la suscripción de servicios (para mí, las comunidades online encajan más aquí).

Digna de mención, pero la realidad es que la barrera de entrada es tan baja a estas alturas que con algo de tiempo, Youtube y maña puedes tenerlo funcionando en un par de semanas, aunque seas un novato digital.

🔴 Pregunta Útil

¿De qué manera podrías hacer funcionar una opción de suscripción en tu negocio?

La Postdata:

La postdata pobladita de enlaces hoy, y con un poco de PMM al desnudo al final:

🛒 Ecommproducts, ejemplos de ecommerce funcionando y cómo los podrías montar tú, de Jaime Mesa

🔝 The Open Projects: ideas de negocio y cómo llevarlas a cabo

👊 Feedback Honesto, de Bosco Soler

EditorNinja, dale a tu contenido ese pulido final que se merece

🖌 Tarifa Plana de Diseño, con Mimusa

👩‍💻 Asistente Virtual con todo lo que necesitas: Iria Francos

📩 Chus Naharro, con su comunidad, newsletter y podcast de pago en Creando Newsletters

➕ Ediciones #52 de Solo de Croquetas, de suscripción de producto, #30, con el ejemplo de Vitamina Jota (que protagonizará una edición propia tarde o temprano) y de Vinistas, y la #13 que ocupó la maravillosa web de Formaje.

Antes de irme: unas cositas sobre la encuesta.

Primero: flipando con superar las 115 respuestas. Agradecidísima. Os haré llegar la recompensa, espero antes de Navidad, a todos los que me dejasteis el email de referencia con el que estáis en esta lista.

Me ha servido un montón. Sobre todo para sacar datos muy jugosos, testimonios que atesorar y descartar hipótesis por las que hubiera apostado el dedo meñique.

Menos mal, porque lo hubiera perdido.

Nos leemos el miércoles 🖤

👉 ¿Te han enviado esta newsletter?

👉 ¿Quieres presentarme una marca molona?

Puedes hacerlo en el buzón de sugerencias.