#19 - La Barbuda: pura fantasía y psicología de ventas

Esta newsletter se publicó originalmente el 5/10/2022

Hola hola, ¿cómo estás?

Por aquí algo nerviosa. El lunes me enseñaron la nueva identidad visual de mi marca personal, en la que por supuesto también encaja Pequeñas Marcas Molonas, y tengo muchísimas ganas de compartirlo con el mundo.

Por otro lado esta es la primera edición de PMM que tiene patrocinador, así que doble de nervios y también de gratitud porque hay quien se ha lanzado conmigo a la piscina.

Cuando veas de quién hablo me encantará saber qué piensas al respecto (recuerda que siempre estoy al otro lado del botón "responder"). Pero antes, deja que te enseñe algo fantabuloso🥁

Logo de La Barbuda: pura fantasía y psicología de ventas
Logo de La Barbuda: pura fantasía y psicología de ventas

El tema:

La Barbuda es una marca regentada por Paulah Lovelle desde un pequeño pueblo de Galicia. Vende parches, pines y otros pequeños objetos molones que giran en torno al rollo old school, el cine y -por qué no-, la nostalgia.

Es decir, que básicamente vende cosas... para gente guay.

Por qué mola:

Mucha gente cree que tener productos vistosos basta para conseguir ventas.

Los de La Barbuda lo son, de eso no hay duda, pero hay infinitas pequeñas marcas del mundillo que no consiguen esas ventas para subsistir, ni de lejos. ¿Por qué? Les falta, entre otras cosas, algo que a La Barbuda le sobra: consistencia.

👉 Cuando montas una línea de productos o una colección, debe haber un hilo común que beba de tu marca, que le dé sentido.

El de Barbuda empezó siendo el old school, ese estilo tan característico del mundo de los tatuajes y todo lo que lleva asociado en el imaginario: Las pin-ups, las chupas de cuero, las cazadoras vaqueras... y los parches, claro.

Parche de Scar El Rey León y snitch dorada de Harry Potter

Pero así como los proyectos y las ideas evolucionan, también puedes acabar saliéndote de ese hilo conductor. Esto, evidentemente, conlleva una serie de riesgos: imagínate que Loewe lanza de repente una colección low-cost. ¿Seguiría siendo Loewe?

La clave para que un cambio en tu marca funcione está en que seas coherente. En que explores terrenos colindantes a tu línea principal, no nuevos terrenos radicalmente distintos y aún por conquistar.

👉 Así lo hace La Barbuda. Paulah ha comprendido muy bien las reglas del juego: sabe que sus productos pueden encajar en sitios más allá de los ya asociados al old school, y tiene mucho que crear.

Así que de lo pin-up, a lo nerd. De ahí a la nostalgia milenial de Jumanji, El Rey León y Harry Potter. Y de ahí... a Hora de Aventuras, por qué no.

Hay, por supuesto, un patrón común: el colorido, las técnicas, el tono... y muy especialmente el efecto wow que genera en quien se acaba de encontrar su producto por primera vez.

Pin interactivo Mapa del merodeador

Para molar tú:

Imagina que estás en un mercadillo de pequeñas marcas (no, Las Dalias no cuenta). Hay puestos de antigüedades, juguetes de toda la vida, bisutería y complementos, y hasta un par de marcas de ropa "de autor".

Te acercas a uno de estos últimos porque te llama la atención la línea del diseño. Tienen colgadas un montón de camisetas con el motivo visto y todas tienen diseños diferentes aunque con el mismo estilo: blanco y negro, de trazos redondos y minimalistas.

Todos, menos uno. Hay uno arriba a la derecha con un diseño profundamente elaborado, casi rococó, como un primo lejano extraviado que se esfuerza por encajar en la cena de Navidad pero chica, no hay manera.

👉 ¿Tú qué crees que pasa en la cabeza de quien está buscando un diseño que le encante (porque ya ha visto el puesto y porque ya le ha llamado la atención la tónica general de los diseños), y de repente se encuentra con algo que le rompe los esquemas totalmente?

Muestra de parches varios: Cabezón de Art Attack, Wall·e, Hora de aventuras, Los Aristogatos, Úrsula de La Sirenita

Cialdini lo explica bien cuando habla de sus principios de persuasión, en concreto el de coherencia o consistencia.

Si algo rompe esa suavidad en la experiencia con tu marca de quien te puede comprar... despídete, has perdido una venta.

Has conseguido algo que deberíamos evitar a toda costa: generar en el público la sensación de que algo no cuadra mientras arquean sutilmente una ceja con cierto escepticismo.

Por eso La Barbuda mola tanto: porque ahí eso no pasa.

Todo está ligado, todo forma un todo. Y no creas que es fácil.

En proyectos unipersonales que requieren un alto componente de creatividad es bastante probable que cojamos un camino que nos lleve demasiado lejos de lo que queríamos ser en un principio.

Por eso cada cierto tiempo conviene pararse a pensar y diseñar por dónde sí quieres ir con tu marca, y por dónde no.

Lo cual me lleva a hablarte del primer patrocinador de la historia de Pequeñas Marcas Molonas:

🔴 Pregunta Útil

Echa un vistazo a tus productos o servicios. ¿Son consistentes entre sí? ¿Lo es el camino desde que el cliente no te conoce hasta que te compra y te recomienda?

¿Hay algo que sientas que no termina de encajar en esa campaña que tienes entre manos?

La Postdata:

Hoy la postdata cortita, solo los enlaces. Espero contarte más cosas molonas pronto.

🌐 La web de La Barbuda con pines y parches molones
📸 Su instagram

Nos vemos el miércoles. Te leo al otro lado del email 🖤

👉 ¿Te han enviado esta newsletter?

👉 ¿Quieres presentarme una marca molona?

Puedes hacerlo en el buzón de sugerencias.