#16 - Jumpers, o cómo conseguir que te vuelvan a comprar quienes ya no lo hacíanncia entre una buena web y una mala web

Esta newsletter se publicó originalmente el 17/09/2022

Hola hola, ¿qué tal estás?

Por aquí ha sido una semana interesante. El sábado hice un intensivo de trabajo para tener listo un proyectito independiente y además he empezado a aplicarme el cuento con cambios en esta newsletter, como verás más abajo en una nueva sección 👀

Pero no te entretengo más ahora. Hablemos de lo que has venido a leer, el lío que tienen en la casa del mejor snack de Aragón: los Jumpers ⭐🐸

Logo de Jumpers, o cómo conseguir que te vuelvan a comprar quienes ya no lo hacíanncia entre una buena web y una mala web
Logo de Jumpers, o cómo conseguir que te vuelvan a comprar quienes ya no lo hacíanncia entre una buena web y una mala web

El tema:

Jumpers es una marca de snacks producidos en Aragón que, siendo honestos, no necesita presentación.

(En serio, si no conocías los Jumpers hasta esta newsletter, por favor contéstame que te quiero conocer.)

Y, si es archiconocido, ¿qué tiene de especial para merecer su propia edición en esta, nuestra newsletter?

Pues es que son una pura fantasía en Instagram. Y aunque a la mayoría de ojos le puede chirriar, resulta que están consiguiendo algo nada fácil para muchas marcas: que antiguos consumidores vuelvan a comprar.

Por qué mola:

La vida adulta tiene cosas. Papeleos, estrés financiero, responsabilidades. Pasa que creces, y comes menos chucherías. O por lo menos, vas menos al quiosco. Hasta que tienes críos, que vuelves a pisar uno con más frecuencia en una consecuencia natural del gran Ciclo de la Vida, y lo mismo alguna cosita que el crío no quiso comer, te cae.

(En realidad me estoy riendo fuertecito escribiendo estas líneas porque personalmente me muevo en las antípodas de este perfil que te estoy describiendo y me considero bastante fit, pero bueno, a lo que vamos:)

Resulta que eres Jumpers y que, por ley de vida, la frecuencia con la que tu público consume tu producto baja drásticamente a partir de que esas personas alcanzan cierta edad.

Y eso, ¿qué supone? Que se agota lo que los marketeros llamamos el ciclo de vida del cliente, y te tienes que gastar pasta en conseguir otros, a ser posible, cuanto más jóvenes, mejor.

De esta manera tendrán unos cuantos añitos por delante para seguir consumiendo tu producto... pero solo hasta que envejezcan, claro.

👉 Pues oye, ¿qué dolorcito, no? Porque recordemos que conseguir que una persona que ya es cliente te vuelva a comprar suele ser mucho más barato que conseguir un nuevo cliente.

Así que... te haces preguntas.

¿Será verdad que esa gente que me consumía ya no consume chucherías? ¿O que consume otros productos? ¿Se habrán pasado a los Doritos? Y si es así, ¿qué necesito hacer para que me vuelvan a comprar a mí y no a la competencia?

🔹 Primer paso: mantenerte en su cabeza. Dejar de ser un recuerdo de la infancia. Volver a su "top of mind". Chirriar ante sus ojos, también. Mira qué fantasía *llora sangre*:

Captura aleatoria del feed de Instagram de Jumpers

Para molar tú:

Destacar en Instagram es difícil.

Hay mucha competencia, es el campo oficial de pruebas de Meta y me recuerda un poco a ese monstruo que en un capítulo de los dibujos de Batman y Robin era el resultado de enchufarle un montón de viales modificadores del ADN al malo malísimo... A LA VEZ.

En cualquier caso, si has leído otras ediciones de Pequeñas Marcas Molonas ya sabrás que hay cositas que se pueden hacer para destacar. Que no está todo perdido, vaya.

Una de ellas utilizar una identidad visual y verbal propia que comparta los códigos de tu audiencia. O también puedes fumártelos, claro. Destacar por el lado opuesto, quiero decir.

⚠️ Llegados aquí, voy a afirmar algo objeto de controversia y ya me dirás qué opinas: Jumpers comparte más códigos con su audiencia que aquellos que se salta.

Y lo que es más: se sirve de manera genial de la nostalgia de los años 2000.

Memes, referencias compartidas, hortera, comic sans... recursos gráficos varios.

¿Recuerdas la edición sobre Wuolah? En ella te conté cómo aprovechaban precisamente esa nostalgia de los milenials más tardíos y la generación Z (que están ahora en la veintena) para crear contenido en uno de sus vídeos.

De la misma manera lo hacía la primera marca que inauguró esta newsletter, Awita. Lo hortera, los colores eléctricos, el WordArt, la comic sans.

(Lo de que los 2000 están volviendo no es una novedad, y si no echa un vistazo a cualquier tienda de moda que quiere volver a venderte la desgracia que son los pantalones de tiro bajo.)

Jumpers se ha subido al tren desde el primer minuto en el que estrenó su Instagram, memes incluidos.

Y ha conseguido lo que pretendía: destacar.

🔹 Hay muchas cosas muy bien pensadas en esa presencia digital de la marca. Al contrario de lo que muchos pretenderían, la mayoría de acciones están diseñadas para conseguir interacción de los usuarios, explotando la irreverencia y construyendo una narrativa por el camino, pero sin aspirar a vender, siquiera veladamente.

Por ejemplo, han generado un debate que ha traído cola unas cuantas semanas: los Jumpers, ¿son estrellitas, o son ranas?

Y en torno a una pregunta así de sencilla, una ligera polarización y muuuucha interacción.

Claro que también prepararon un concurso de antiinfluencers. Y también jugaron con un producto que acabó siendo real, una fantasía de jersey que se llamaba... el jumper de Jumpers.

¿Son ranas o son estrellas? Y el Jumper de Jumpers.

Si consiguen esa interacción es fundamentalmente porque ofrecen un espacio de entretenimiento a su público en el que se sienten cómodos consumiendo ese contenido, y quieren más.

Para Jumpers y muchas otras marcas que atacan a este público en redes sociales, cualquier cuestión es susceptible de utilizarse para seguir dando coba al entretenimiento.

Say no more: estas últimas semanas su perfil ha estado capitaneado por Juampe, el CM del verano. Y había que conocerle mejor, claro.

(Imagínate que siendo el CM de Jumpers, le hubieran llamado Hermenegildo...)

Pues bien, Juampe no es ni más ni menos que un personaje más de toda la narrativa Jumpers y que sirve para crear contenido que a muchos extrañará, como poco, pero que cumple perfectamente con el objetivo: ser recordado.

Volver a estar en la cabeza de quien ya no te recordaba.
Que cuando te apetezca un snack, no te apetezca un snack.
Que te acuerdes de las ranas, las estrellas, la sonrisa de hoy por la mañana, y te apetezcan Jumpers.

Ahora bien, seamos honestos. Para hacer algo así... hay que atreverse 😉

(Por cierto, team Jumpers de Ketchup total. Aquí sí que no hay debate, ¿eh?)

🔴 Pregunta Útil

¿Cuándo dejan tus clientes de consumir tu producto? ¿Por qué lo hacen? ¿Cómo puedes evitarlo?

La Postdata:

La postdata de hoy, más honesta de lo normal, si es que se puede.

Hay una cosa que pasa con los proyectos que empiezas por puro disfrute: que no te preocupas mucho por ciertos detalles. Si lo hicieras lo mismo no veían la luz.

Pero como te dije la semana pasada quiero empezar a mimar Pequeñas Marcas Molonas más aún, empezando por comprender mejor a las personas que estáis al otro lado, mientras esta newsletter va madurando.

Así que, de momento, te dejo una pregunta aquí abajo. Y si quieres contarme más sobre ti respondiendo al email, que sepas que siempre estoy al otro lado 👩‍💻

📸 Ah, aquí el enlace al instagram de Jumpers🐸⭐

👉 ¿Te han enviado esta newsletter?

👉 ¿Quieres presentarme una marca molona?

Puedes hacerlo en el buzón de sugerencias.